La pregunta que se hace en las facultades de agricultura ya no es “¿quién quiere ser campesino?, sino “¿cómo podemos formar profesionales que encabecen la estrategia integrada de gestión del territorio necesaria para alimentar a Europa más allá del peak oil?” Meditaciones de un ex director de una empresa de software que ha regresado a la facultad para estudiar agricultura sostenible. Soy estudiante del máster en Gestión Sostenible del Territorio en el Hadlow College del Reino Unido. Es más, lo estoy haciendo en un momento en el que estos estudios suenan bien, y todo el mundo me dice “esto es lo que hay que hacer”. Pero todavía hay pocas personas que se den cuenta de lo que la sostenibilidad significa para la sociedad del futuro. El gobierno del Reino Unido está invirtiendo en educación para que más personas entiendan cómo deben cambiar las cosas, pero todavía está ensimismado en una economía basada en el crecimiento continuo y en el aumento de la demanda.

Muchos estudiantes de sostenibilidad recelan de los procesos y motivos políticos. Mi opinión es que los cursos de sostenibilidad deben afrontar esta cuestión, incluyendo necesariamente la materia de Política y de cómo se puede influir en ella.

Mientras esbozaba este razonamiento asistí a un debate estudiantil sobre las implicaciones del peak oil,(1) presidido por el doctor Howard Lee, director de los programas de sostenibilidad en Hadlow. El debate se extendió inevitablemente más allá del peak oil y el doctor Lee plasmó un punto principal de esta cuestión. No basta con entender los principios de la sostenibilidad. “La sostenibilidad efectiva consiste en saber envolverlo todo en un caramelo lo suficientemente dulce para que la gente se lo trague, así la única manera de progresar es que los ‘creyentes’ se introduzcan en el gobierno y se mantengan allí sin olvidar lo que han aprendido y en lo que creen.”

La agricultura sostenible todavía no es suficientemente atractiva para los estudiantes

Así pues, ¿a quién necesitamos en el interior? Si nos fijamos específicamente en agricultura sostenible, se tiene la percepción de que toda las personas listas (por listas se puede entender “personas orientadas a ganar dinero no involucradas aún en la agricultura”) han eludido la agricultura durante años. El interés por la agricultura como carrera ha caído en picado. Tal vez después de más de veinte años de malas noticias en la televisión, en el Reino Unido ha quedado claro el mensaje de que no hay futuro en la agricultura.

Esta elusión de la agricultura como carrera ha comportado una serie de cierres de las facultades tradicionales de agricultura. Sin embargo, el Hadlow College ha continuado adelante. Parece que lo ha conseguido creando su propio nicho, concentrándose en sostenibilidad. Hadlow ha ido desarrollando una amplia serie de títulos que extienden su atractivo más allá de la agricultura y la horticultura “directas”. Uno de estos títulos es el de Gestión Sostenible del Territorio.

Sin duda, la palabra de moda en Hadlow es sostenibilidad. A todos los profesores les gusta la palabra, pero ¿y a los futuros estudiantes? La respuesta parece ser “no”.

Parece, pues, que ni “agricultura” ni “sostenibilidad” llaman la atención de los jóvenes que terminan la enseñanza secundaria. Y eso me preocupa. Hasta que estas carreras no sean vistas como importantes y, sobre todo, hasta que no se tenga la percepción de que proporcionarán el dinero suficiente para hacer una carrera gratificante a los estudiantes brillantes y ambiciosos, no podremos cambiar esta concepción. Y ningún gobierno parece tener prisa en cambiarla.

Objetivo: aumentar en un 50% la producción de alimentos en el Reino Unido para el año 2030

Entonces, ¿por qué los gestores en territorio sostenible están interesados en la agricultura? Al fin y al cabo, tenemos muchas otras cosas para hacer, como planificar la gestión de residuos, preocuparnos por asuntos globales e interpretar diversos problemas medioambientales desde la visión que nos proporcionan las imágenes de satélites.

Hay una lucha por el uso del territorio entre agricultura, conservación y ocio. La agricultura intensiva y el hecho de que los alimentos nunca habían sido tan baratos ni tan variados como ahora, y las importaciones continuas a lo largo del año también han socavado la idea de que realmente dependemos de la tierra. La mayoría de la población (urbana) del Reino Unido tiene la impresión de que los campesinos no se preocupan por el medio ambiente. Es más, creen que se podría dedicar más terreno al ocio o a la fauna y la flora para su recreo y uso, respectivamente.

Si la premisa fundamental de la gestión sostenible del territorio tiene sus bases en el mundo real, la agricultura intensiva sólo sobrevivirá una generación más. La transición controlada ya se ha retrasado. El sistema de bajo nivel de entradas y producción parece que se impondrá y los votantes sufrirán las consecuencias.

Mientras todo el mundo alaba el concepto de sostenibilidad, la realidad a la práctica es muy diferente, y lograr un compromiso sostenible convenientemente endulzado está cada vez más lejos.

El gobierno del Reino Unido aún forceja con la dimensión de la escala del dilema que se les acerca. A finales del 2008 se dirigió a agricultores y académicos para que le ayudaran a planificar con anticipación y pidió respuesta a preguntas que incluían la siguiente: “¿En qué condiciones está el Reino Unido para poder responder al reto de incrementar la producción global de alimentos en un 50% para el 2030, doblarla para el 2050, y asegurar al mismo tiempo que esta producción es sostenible?”(2)

La investigación en agricultura ha disminuido y, lo que es más importante, no ha indagado en los asuntos citados más adelante (tendencias en el consumo, garantía de la alimentación urbana, flujos de residuos orgánicos, producción de alimentos en cooperativa, microramadería, recolección de agua doméstica, etc.). Habrá que hacer una inyección urgente de fondos para ayudarnos a entender y a desarrollar una nueva serie de habilidades. Hay que introducir rápidamente una nueva investigación y desarrollo en el sector agrícola, junto con una amplia provisión de los recursos educativos adecuados. Declaración presentada por el doctor Howard Lee al Comité de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del Gobierno Británico.

Lo que se puede leer entre líneas es que el reto mayor es para la enseñanza de la sostenibilidad. Doblar la actual producción usando métodos sostenibles parece imposible. Esperamos las conclusiones del Gobierno.

Reeducar para un futuro basado en el sistema de bajo nivel de entradas y producción

Afortunadamente, algunos de los líderes en agricultura están de acuerdo con la necesidad de empezar a trabajar para un futuro que se base en el sistema de bajo nivel de entradas y producción. Probablemente para la desesperación de muchos colegas agricultores, la Asociación de Agricultores ha sugerido que la producción de alimentos no debe aumentar y que hay que hacer una importante inversión tanto en investigación y desarrollo como en educación de los agricultores y del público en general.

En términos generacionales, el régimen de agricultura intensiva es relativamente nuevo. Pero actitudes entre los estudiantes de Agricultura Internacional que entran en Hadlow y que proceden del campo sugieren que la “sostenibilidad” es una distracción. Su instinto les lleva a subir a sus preciosos y enormes tractores y recoger diariamente más que nadie. Hadlow desafía estos instintos.

Si la agricultura sostenible es lo que hay que practicar, entonces es necesario que haya un cambio completo en la política agrónoma y un proceso de reeducación de la nueva generación de agricultores, así como del público en general. Este es el reto más grande que tienen los estudiantes y profesores de sostenibilidad.

Cursos sobre sostenibilidad como los que se imparten en Hadlow ayudan a crear un nuevo impulso y un grupo de personas capaces de ayudar a la transición. Tenemos que acertar a saber cómo forzar el cambio, no simplemente qué haríamos si se nos diera la oportunidad.

Richard Evans
Estudiante del Programa de Gestión Sostenible del Territorio
Hadlow College, Reino Unido


(1)  el punto de inflexión de la máxima extracción de petróleo a escala global, después de este punto el nivel de producción decrece de manera contínua.

(2)  Pregunta planteada por el Comité de Medio Ambiente, Alimentos y Asuntos Rurales. parliament.gov.uk